Ésto Le Pasa a Tu Cuerpo Cuando Dejas las Gaseosas

Tomar bebidas gaseosas puede convertirse en una adicción. Tal como pasa con el tabaco o al alcohol, se siente bien tomarlas pero pueden causar serios daños a nuestro organismo a largo plazo.  A medida que se realizan más y más descubrimientos sobre los efectos negativos de las gaseosas, puede que ya sea tiempo de por lo menos reducir la cantidad que consumes a manera diaria o semanal.

La evidencia habla por sí misma: tu salud va tener una notable mejora una vez que dejes tu Pepsi o Coca Cola de lado y empieces a disfrutar de nuevo de la simpleza del agua.  Vamos a ver cómo distintos órganos mejoran desde el momento en que decides dejar las gaseosas.

Corazón

En primer lugar, vas a estar cuidando mejor de tu corazón cuando dejas las gaseosas. De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Harvard en 2012, las bebidas azucaradas incrementan el riesgo de enfermedades crónicas al corazón.  Los participantes que bebieron más gaseosas, incrementaron sus chances de sufrir un ataque cardíaco en 20%!  Otro estudio publicado en el 2011 descubrió que las bebidas azucaradas incrementan la presión arterial, y la siguen aumentando conforme tomas más.  Tan sólo disminuir la cantidad de gaseosa q consumes habitualmente va a ser mejor para ti.

Dientes

Las gaseosas destruyen tus dientes, así que dejarlas de lado te va a proporcionar una mejor salud bucal y una sonrisa más blanca. En casos extremos las gaseosas pueden dejar tu boca en tan mal estado como la boca de un adicto a las metanfetanimas, de acuerdo a un estudio publicado en 2013. En dicho estudio, los investigadores encontraron que una mujer que tomaba 2 litros de gaseosa al día durante 5 años presentaba el mismo nivel de erosión dental al de una adicto al “meth”, al crack o la cocaína.  El ácido cítrico presente en estas bebidas destruye el enamel en los dientes, haciéndolos suave y más propenso a sufrir cambios de color y cavidades.

Cerebro

Mucha persona prefiere tomarse una gaseosa con cafeína durante la tarde para tener un poco de energía extra. Si bien es cierto puede ayudar a concentrarte temporalmente, a largo plazo este hábito puede tener un efecto negativo en las funciones cerebrales y procesos cognitivos.  Un estudio encontró que el consumo a largo plazo de azúcar puede llevar a problemas de aprendizaje, memoria y plasticidad de comportamiento.

Varios otros estudios han encontrado un vínculo entre tomar muchas gaseosas y el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia.

Vejiga

Las gaseosas son diuréticas, lo que significa que te van a provocar orinar frecuentemente en grandes cantidades.  Se sabe también que irritan la vejiga y exacerban las infecciones a la vejiga y al tracto urinario.  Cambiar la gaseosa por agua o jugos sin azúcar pueden ayudar a mantener tu cuerpo y tu vejiga limpios.

Huesos

Dejar las gaseosas también mejorará el estado de tus huesos, reduciendo el riesgo de sufrir de osteoporosis.  Mientras menos gaseosa tomes, más vas a poder tomar leche u otra bebida rica en calcio que fortalezca tus huesos.

Riñón

Estudios han demostrado que tomar gaseosas incrementa el riesgo de sufrir enfermedades renales hasta casos muy severos.  Da lo mismo si la gaseosa es normal o dietética; un estudio del Nurses Health Study observó que las mujeres que tomaban muchas gaseosas dietéticas diariamente tenían disminuidas las funciones del hígado.  De nuevo, toma agua, tus riñones te lo agradecerán.

Pérdida de Peso

Una de las maneras más simples de botar los rollitos de más es dejando las gaseosas.  Si tú tomas bebidas de manera diaria y repetida, bajar tu consumo a medio litro al día puede ser una buena forma de comenzar, hasta que puedas dejar las bebidas completamente. Esto significa cientos de miles de calorías al año, que hacen ganar peso.

Órganos Sexuales

Algunos envases de gaseosas contienen BPA, un elemento que ha sido vinculado a mayores riesgos de cáncer y al mal funcionamiento de las funciones endocrinas.  otros estudios han revelado que el BPA tiene algo que ver con la pubertad prematura o infertilidad, causando daño en los órganos sexuales.

EL BPA es tristemente uno de los químicos mas comúnmente encontrados en comidas y en envases de alimentos. Es un estrógeno sintético que interrumpe el sistema hormonal, incrementando en las personas el riesgo de sufrir de cáncer al seno, cáncer a la próstata, desórdenes metabólicos, e incluso diabetes tipo 2.  Toma la decisión de no exponerte a estos terribles químicos tomando agua en vasos de vidrio.

Vive Más!

Dejar las gaseosas como puedes imaginar, te ayudará no sólo a vivir más saludable, sino que también por más tiempo.  Un estudio publicado en el American Journal of Public Health, encontró que las células de los consumidores habituales de gaseosa tienen mayor riesgo de morir antes.  Deja la gaseosa y vive más!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.