como evitar los antojos

5 Formas de Evitar los Antojos Naturalmente

¿Quién no detesta sufrir de antojos cuando se trata de bajar de peso? A pesar de que los antojos no tienen un muy buena reputación que digamos (nos distraen, nos “hacen comer” cualquier cosa, etc.), la verdad es que tienen un propósito: el hacernos saber que le falta algo a nuestro cuerpo. Ese algo puede ser más vitaminas, nutrientes, agua e incluso una buena noche de sueños.

Una de las cosas que más buscamos es la forma de acabar con estos fastidiosos antojos que suelen interferir con nuestras metas.  Recordemos que es muy importante encontrar un buen balance en lo que comas.  Restringir completamente el azúcar, a pesar de que es muy positivo hacerlo, también incrementa tus antojos. Es mejor reducir su consumo de a pocos, por ejemplo sólo en el desayuno, o reemplazándolo por alternativas saludables como las frutas o el Stevia.

Encima de esto, puede que tengamos antojos por situaciones que nada tengan que ver con la dieta, como la ansiedad, la depresión y el estrés.  Para saber si tus antojos son emocionales y a raíz de qué se manifiestan, es bueno anotar en qué momentos los sientes. Luego asegúrate de hacer algo para resolver esos problemas.

Ver también: El Poder del Pensamiento Positivo

Lo bueno es que hay maneras naturales de ponerle fin a los antojos diarios.  Sigue éstos consejos y verás que podrás manejar tu hambre de una manera más efectiva, con mayor control sobre tus pensamientos y sobre todo, tu salud.

1. Toma bastante agua

vaso con agua saludable

Sí, estoy seguro que lo has escuchado muchas veces. Pero… en verdad lo haces?  Incluso tratándolo, se requiere de bastante repetición para que tomemos las cantidades necesarias de agua. Y la verdad es que lo necesitamos, el agua es esencial para sentirnos revitalizados y con energía.  Si es que te falta agua, ten por seguro que tu cuerpo te lo va a hacer saber.  El problema es que confundimos esta necesidad de hidratación con hambre.

La falta de agua es una de las grandes causas tras nuestros antojos, pero la solución aparte de ser simple, es evidente: toma más cantidades de agua (no de una sola vez, sino durante el día, comenzando apenas te levantas).

2. Aliméntate con comidas ricas en nutrientes

comer nutritivo

Una buena alimentación va a hacerse cargo de los antojos debido a deficiencias nutricionales. Se recomienda que consumas comida de calidad como frutas, nueces, verduras, así como carnes orgánicas. Los alimentos de calidad van a hacer que tu cuerpo funcione y responda de la mejor manera.

Por otro lado es mejor evitar la comida procesada, ya que contiene ingredientes como los preservantes y azúcares que no añaden nada al alimento.

3. No saltes comidas

no saltar comidas

“Como menos comidas, peso menos” ¿Tiene sentido no? La realidad sin embargo es muy diferente. Nuestro cuerpo necesita un buen suministro de proteínas, grasas y carbohidratos para incrementar nuestro metabolismo y así disfrutar de mayores niveles de energía y mejor manejo del peso corporal.

Saltar comidas no sólo frena nuestro metabolismo y energía, también nos lleva a una agudización de los antojos.  Es mejor que comas de 3 a 5 comidas al día, depende de lo que cuerpo tu vida, pero cuidado porque comer un exceso de comidas no le da tiempo a tu cuerpo para digerir y asimilar el alimento. Juntar esto con una dieta rica en nutrientes es lo más ideal.

4. Toma Té de Kombucha

te de kombucha

El té de Kombucha ha sido usado durante cientos de años gracias a sus excelentes propiedades digestivas, que a su vez, hace que te sientas lleno. Este té, preparado usando una fermentación con caña de azúcar, te negro y jugo de frutas, es perfecto para lidiar con los antojos durante el día.

El té de Kombucha es rico en probióticos y nutrientes provenientes de la fruta. Los probióticos vienen a ser bacterias buenas o saludables, necesarias en buenas cantidades para mantener una buena salud estomacal. Un té al día puede darte los resultados que quieres.

5. Duerme bien

dormir

Muchos de nosotros agarramos para comer cualquier cosa si es que nos sentimos débiles o fatigados.  Esto pasa porque nuestro cuerpo require de una ayudita para obtener energía.  Comer puede hacernos sentirnos más despiertos (especialmente si la comida tiene azúcar), pero es sólo una solución temporal a lo que puede ser un problema más profundo: la falta de sueño.

Puede que sea una costumbre dormir en la madrugada y despertar temprano para ir a trabajar, pero no significa que sea lo mejor.  De hecho, puedes ya estar sufriendo de los efectos de la falta de sueño pero a la vez tan acostumbrado que ni cuenta te das.  Lo primero entonces es observarnos y tomar nota de cuánto en realidad estamos descansando.

La falta de sueño también contribuye a la ansiedad y el estrés, que son también factores que nos llevan a comer de más y de sufrir de antojos emocionales.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.